Facilitan la renovación y reparación del epitelio.

Cubren la superficie del intestino, evitando que las bacterias patógenas se adhieran a la mucosa intestinal.

Son sustrato de bacterias beneficiosas y mejoran su viabilidad frente a microorganismos patógenos.

Neutraliza las toxinas alimentarias fomentando su excreción.