Si su perro parece moverse más lento y lo culpa por su vejez, es posible que esté sufriendo de osteoartritis (OA). Si es así, cosas como pisos resbaladizos pueden crear inestabilidad, y las escaleras pueden ser desafiantes y dolorosas, lo que hace que su hogar sea un lugar difícil para que un perro se mueva.

Si bien controlar el dolor y la calidad de vida de su perro implica mantenerlo activo y en forma, puede hacer pequeños cambios en su hogar para que le resulte más fácil moverse y ayudarlo a sentirse más cómodo.

Si su perro está sufriendo, es importante que hable con su veterinario sobre los medicamentos que pueden ayudar. Junto con estos medicamentos y suplementos que su veterinario puede recetar, aquí hay algunos pasos que puede seguir en casa para ayudar a su perro a prosperar en su entorno.

Agrega superficies antideslizantes

Dado que a muchos perros con osteoartritis les resulta difícil estabilizarse en superficies resbaladizas como vinilo, baldosas o madera dura, agregar superficies antideslizantes a su hogar ayuda a que su perro se sienta más seguro al caminar. Algunas superficies antideslizantes comunes que se pueden agregar a su hogar incluyen escalones de alfombra en escalones de madera, alfombras o tapetes e incluso colchonetas de yoga.

Alfombras. Los perros mayores que sufren de debilidad muscular y coordinación reducida pueden tirar de sus patas y tropezar con las alfombras rizadas. Para reducir este riesgo, puede colocar tiras adhesivas debajo de las esquinas de la alfombra para mantenerlas planas y usar una almohadilla antideslizante debajo para mantenerlas en su lugar.

Calcetines grippy. Estos pueden proporcionar a su perro un agarre que no necesita para deslizarse por el piso de su casa. Si su perro los está usando, esto puede ser una gran adición a tener alfombras en superficies duras y proporcionar tracción en áreas donde no hay alfombras o tapetes. También hace que sea más fácil levantarse después de estar acostado.

El corte regular de uñas ayuda a mantener las uñas cortas y minimiza la presión sobre los pies de su perro. Si no se apega al corte de uñas, las uñas de los pies de su perro pueden crecer lo suficiente como para hacer que caminar sea doloroso o flácido. Y no olvide recortar sus espolones, ya que pueden crecer en su piel y causar infecciones.

Bríndeles ropa de cama de apoyo

A medida que su perro crece, el tipo de cama que usa se vuelve aún más importante. Una cama de apoyo ortopédica o de espuma viscoelástica ayuda a sostener y amortiguar sus articulaciones mientras descansa. Además, la incomodidad de su perro puede aumentar en climas fríos, por lo que proporcionar un lugar cálido y cómodo para dormir puede ayudar a reducir su dolor.

Levanta los tazones para comida y agua.

Muchos perros con osteoartritis tienen dificultades para flexionar el cuello para meterse en un plato de comida o agua. Los tazones elevados pueden ayudar a aliviar la tensión en el cuello y la espalda, facilitando que se mantengan hidratados y obtengan los nutrientes que necesitan para mantenerse saludables. Si su perro es de una raza que tiene un mayor riesgo de distorsión gástrica (GDV) o hinchazón, hable primero con su veterinario antes de tomar un tazón para la comida y el agua de su perro, como este. Mayo aumentar el riesgo de que su perro desarrolle esta afección potencialmente mortal[1].

Ofréceles asistencia de movilidad

Rampa. Si su perro tiene problemas para entrar y salir del automóvil o la cama, una rampa puede ser una excelente opción para ayudarlo a continuar las actividades que ama sin dolor. Solo asegúrese de que la rampa no sea demasiado empinada o resbaladiza para su perro.

Arnés de asistencia. Un arnés con asa puede ayudar a aliviar las articulaciones de su perro durante los viajes al baño o cuando se muda de un lugar a otro de la casa. Esta es una excelente opción para perros con osteoartritis severa. ¿Tiene problemas y no tiene un arnés específico? Enrolle su toalla de playa y métala debajo de su estómago, justo en frente de sus patas traseras para un apoyo temporal.